martes, 10 de noviembre de 2009

El asesinato de Magaly Suárez
En el año 2005, en el barrio de Villa Caraza, vivía Olga, una mujer viuda, con sus tres hijos: Magaly, de 10 años, Esteban, de 13 y Matías, de 16.
Olga trabajaba como secretaria ejecutiva en un estudio jurídico.
Alfredo era separado y vivía con dos de sus tres hijos, Leo, de 18 y Florencia, de 15 años.
Ambos se conocieron en el trabajo de ella, ya que Alfredo vivía de sus changuitas y fue a reparar una bisagra de la puerta de una de las oficinas. Desde ese día nunca más se separaron, digamos que fue amor a primera vista.
Cuatro años después las cosas habían cambiado; él no era el mismo, ya no se interesaba por su mujer, llegaba a cualquier hora a su casa, empezó a faltar la plata, tenían discusiones sin sentido, maltrataba a sus hijos e hijastros, excepto a Magaly.
Una noche, Alfredo se encontró en un bar con sus amigos y, copa tras copa, les confesó que se estaba enamorando de su hijastra menor. Al volver a su casa, observó que estaban todos durmiendo, excepto la pequeña, entonces decidió engañarla con una mentira: "vamos a comprar", y la inocente niña lo acompañó. La llevó a un descampado donde abusó de ella y luego la ahorcó con su cinturón para que no contara nada.
A la mañana siguiente, Alfredo se encontraba durmiendo con su mujer, a las 7.00 sonó el despertador, entonces Olga subió a despertar a sus hijos. Cuando entró a la habitación de las chicas vio que la cama de su hijita menor estaba vacía. Desesperada fue hacia su habitación, despertó a su esposo y le contó lo sucedido; él fingió estar muy preocupado y llamó a la policía.
La policía llamó a dos de sus mejores detectives, los hermanos Sam y Dean Winchester. Éstos se pusieron al tanto de lo sucedido y empezaron a tomar testimonio a los vecinos.
Dos horas después de que todos los vecinos hubieran declarado, los investigadores se dieron cuenta de que todas las personas coincidían en que la familia era un poco extraña, ya que Olga y Alfredo siempre discutían por celos, por el trabajo o porque él sacaba plata de la caja fuerte.
Luego, los investigadores decidieron citar a la pareja para que declararan dónde habían estado y qué habían hecho la noche que desapareció la niña.
La madre dijo que estuvo de regreso en su casa a las 20. 30, e hizo la comida para todos los niños. Después los mandó a dormir y lo mismo hizo ella alrededor de las 23.00 hs.
Alfredo declaró haber ido al bar después del trabajo; nombró a varios compañeros de copas; no recordaba la hora a la que había regresado a su casa.
Los investigadores dudaron de Alfredo por su actitud insegura a la hora de declarar; así que llamaron a los amigos que esa noche habían estado con él, para tomarles testimonio.
Uno de ellos dijo que Alfredo había dicho que le estaba empezando a gustar su hijastra menor. Los detectives quedaron paralizados por lo que escucharon. Ya no quedaban dudas, Alfredo era la clave de la desaparición.
Inmediatamente fueron a buscar al sospechoso; cuando llegaron a destino quisieron revisar sus cosas, pero él se negó.
Regresaron con una orden de allanamiento. En el fondo de la casa había un cuarto donde encontraron ropa ensangrentada. Los análisis confirmaron que la ropa y la sangre eran de Magaly, Alfredo la había ocultado allí.
Con estas pruebas arrestaron a Alfredo, quien confesó y pidió perdón a su familia. Fue condenado a cadena perpetua.
Erica Cano, Macarena Monserrat, Alexandra Céspedez
2º 2ª

4 comentarios:

  1. miren ¿porque pusieron en le medio que Alfredo había matado a Magaly?
    para mi le tubieron que haber puesto en le final pero bue... cada uno tiene sus gustos
    me retiro

    Fetter Jaqueline Noelia 2do 3era

    ResponderEliminar
  2. esta muy bueno este cuento las felisito para mi esta bien como lo pusieron que se yo
    julieta ruiz diaz
    2 5

    ResponderEliminar
  3. Esta muy bueno, me gusto! los felicito..
    Marikena Rios
    2do 2da

    ResponderEliminar